lunes, 19 de noviembre de 2018| Publicaciones  |  Búsqueda
 

martes, 09 de febrero de 2016 Pascual Castro Godoy: el “general” de los bailes chinos de la Candelaria

Regional

Conozca el pensamiento de un hombre ligado la tradición religiosa atacameña.

Pascual Castro Godoy.

La Candelaria es la principal fiesta religiosa de nuestra región de Atacama, en la cual se congregan cerca de 80 mil fieles por año, y donde se realizan atractivos y variados bailes de asociaciones conocidas como los "Chinos de la Candelaria".


Don Pascual Castro Godoy, es Cantor Divino y Jefe General de los Bailes Chinos Tradicionales de Copiapó. Un hombre que desde su niñez, ha estado ligado a los bailes en honor a la Virgen.


En Revista ATACAMA VIVA quisimos conocer la historia de vida de este cantor y general chino, como ejemplo de los cientos de fieles que siguen a la Candelaria atacameña.


PASCUAL


Don Pascual nació en octubre de 1935. Según nos comenta, lo presentaron a los seis meses de edad en el Santuario de la Candelaria porque nació muy delicado de salud. Al verlo enfermo, su madre se lo encomendó a Dios y le prometió que el pequeño bailaría a la Virgen hasta los 21 años.


De padre y madre profundamente cristianos, Castro tuvo cuatro hermanas, aunque dos murieron muy tempranamente. Nació cuando Copiapó apenas y era un pequeño pueblo, justo en frente del actual Cementerio municipal.


Este Cantor Divino empezó a los cinco años a bailar en la Fiesta de la Candelaria. A los siete, entró a la escuela Emeterio Goyenechea, donde actualmente se ubica el Liceo Católico. Se crió en un ambiente cristiano y riguroso. Allí estudió hasta los trece años, y después estuvo dos años en Liceo José Antonio Carvajal para finalmente, ingresar a estudiar mueblería en una Escuela de Artesanos.


Hasta sus actuales 78 años, don Pascual ha permanecido ligado por entero a los bailes chinos. Comenzó como flautista y hoy es el líder de un grupo de más de 300 servidores. Aunque explica que todo Chino debe “quemar” etapas.


“Hasta los 25 años bailé como Flautero, integrante de fila. Desde los 26 hasta los 57 años estuve como Tamborero. Después fui abanderado y el 2003 fui nombrado Jefe General en reemplazo de don Germán Zamora, hasta el día de hoy”.

Virgen de la Candelaria.

Según recuerda, cada vez que los alférez o jefes de baile le cantaban a la Virgen, él los escuchaba muy atentamente, entonces fue pasando el tiempo y un día de 1989, mientras se celebraba el 9° Encuentro Nacional de Bailes Religiosos de Chile, su Jefe General lo conminó a dejar el tambor y asumir una bandera.


“Cuando me dijeron eso, me pidieron de improviso que le cantara a la Virgen, y como yo había aprendido mirando, canté de corazón y todos quedaron impresionados y me felicitaron. Tenía tantas ganas de cantarle algo a la Virgen que me salió del alma. Después de esto, al año siguiente asumí como abanderado y luego como Jefe General y Cantor Divino”.


¿Cómo se rige una Asociación de Baile Chino?


“Todos los Bailes Chinos se guían por estatutos y normas. Todos están agrupados en asociaciones. Existen cinco asociaciones en la región: la Río Huasco; la Valle Norte; Asociación de los Chinos Tradicionales, compuesta por cuatro bailes; la Asociación Candelaria, que agrupa a la mayoría de instrumentos gruesos; y la Asociación Mariano Caro Inca”.


¿Hay tradiciones “chinas” que hayan cambiado con el tiempo?


“Se han perdido algunas cosas. Por ejemplo, ahora existen bailes mixtos, cuando los Bailes Chinos Tradicionales deben ser solamente hombres, ya que se remontan a la tradición de los mineros. Actualmente en nuestra Asociación estamos sujetos a dos bailes y contamos con 300 Chinos hombres. Por otra parte, hay temas respecto del vestuario, ya que todo el traje del chino tiene que tener un significado. Hoy día alguien podría preguntarle a cualquier Chino por su pantalón o por qué esa chaqueta o ese cintillo, y quizá muchos no tengan idea. Eso se perdió”.


VIRGEN DE LA CANDELARIA


Cuenta la historia que cerca de 1780, el arriero Mariano Caro Inca descubrió una figura de 14 centímetros tallada en piedra con la imagen de la Virgen llevando en brazos al Niño, en las cercanías del Salar de Maricunga.


El 2 de febrero de 1780, día consagrado a la Purificación de la Virgen, llegó Mariano Caro Inca a San Fernando. Mientras él arreglaba el altar para venerar a la imagen con el nombre de Nuestra Señora de la Candelaria, los arrieros del lugar divulgaron la noticia del encuentro. Así, año tras año Caro Inca celebró novenas en honor a la Virgen. A su muerte, su esposa, Josefa Guzmán, continuó con la devoción.

Don Pascual es jefe general de los Bailes Chinos Tradicionales

Ocurrió que la Capilla de La Candelaria, donde residía la figura de la Virgen, fue devastada por el terremoto de 1922, quedando solamente en pie la cúpula central y sus bases, de adobe, paja y brea. Sin embargo, casi de inmediato se inició la construcción de un nuevo templo que albergara la imagen. Con una nueva parroquia y el Santuario de la Virgen de la Candelaria, se estableció que cada 02 de febrero o el primer domingo del mes, se realizaría la Fiesta de Candelaria, concitando la visita de miles de fieles.


En las vísperas de la fiesta, se realiza una procesión denominada como "Procesión de las Candelas" que coincide con el día de la Presentación del Niño Jesús en el Templo, quedando a la espera del día 02 de febrero, que se considera como el día de celebración por el hallazgo de Caro en las cercanías de Copiapó. El día 02 de febrero se bendicen a los niños, por lo cual se dedica esta Misa para los más pequeños de cada familia.


En los días siguientes, se dedican a la visita de los más enfermos de cada comunidad y misas de sanación por las personas que no pueden acudir a los servicios religiosos. Además, se realizan eucaristías especiales a cada realidad laboral: mineros, obreros, temporeros y otros trabajos se reúnen en una celebración especial para encomendarse a la Virgen de la Candelaria una especial bendición a sus empresas, lugares de trabajo, etc.


En el último día, en las afueras del santuario se congregan los diversos grupos de baile, quienes participan en una colorida marcha por toda la ciudad. Esta parte de la celebración es la más esperada por los fieles, ya que muestran la alegría por la protección de la Virgen.


Durante decenas de años la comunidad copiapina ha visto cómo ha evolucionado esta actividad religiosa. Ello, puesto que de ser una Festividad dedicada exclusivamente a la Virgen de la Candelaria, hoy por hoy, también se ha vuelto una actividad comercial. Esto no tiene muy contento a don Pascual.


“Antes todo se centraba en el Santuario de la Candelaria. Después en la medida que los bailes chinos fueron creciendo, también fue agrandándose la Feria alrededor. Era un problema salir en procesión pues nos encontrábamos con las cocinerías, el humo y los olores a carne o trago. Incluso con el tiempo fuimos encontrándonos con borrachos y hasta drogadictos. Nos costó lograr que separaran la Feria del Santuario, porque son cosas aparte, aunque ahora de nuevo se están sumando feriantes cerca del Santuario. Esto es algo religioso, no comercial. No queremos ser invadidos”, explica.

Imagen réplica de la Virgen. De gran Tamaño.

CHINOS

Desde que Mariano Caro Inca descubrió la imagen de la Virgen de la Candelaria, los mineros de Copiapó demostraban cada año su devoción, quedando las minas paralizadas por el hecho de que los trabajadores bajaban a la ciudad y se reunían en el Santuario a rendir homenaje a su patrona.


El minero se presentaba ante la imagen, con sus atuendos de trabajo, de ahí que los llamados “Chinos” (servidor en lengua quechua) ostenten una prenda que les es muy característica, el culero o culera, trozo de cuero que usaba el minero antiguo amarrado a la cintura y que le servía para sentarse sobre él mientras agujereaba el mineral.


También portan un pequeño gorro o murrión en su cabeza. Pañoleta o sacos sobre los hombros, que asemeja una capa, con un camisón grueso que usaban suelto sobre el pantalón, completa este atuendo. El grueso pantalón que usaban amarrado, con un largo de unos veinte centímetros bajo la rodilla, llevando en la cintura una especie de faja. Las ojotas de cuero de lobo marino, material del cual también eran fabricados los capachos usados para extraer mineral desde el interior de las faenas mineras.


Con el tiempo, todas estas vestimentas fueron reemplazadas por el actual "traje de chino", tapizado de espejuelos y delicados bordados. Como buenos poetas, los chinos improvisan versos a la virgen, a los que agregan melodías, lamentos, saludos, despedidas o gracias a los favores concedidos.


Don Pascual es un Cantor Divino. Le canta a la Virgen de la Candelaria porque señala que ella siempre lo ha protegido, y porque siente que la figura Mariana es importantísima dentro de la fe cristiana. “Siempre he estado protegido por la Virgen. He pasado por muchas cosas y he pasado raspadito como se dice, pero la Virgen siempre me ha cuidado. Yo estoy bajo la protección de María de la Candelaria y del Señor”, asegura.


No obstante su devoción, este devoto observa con tristeza cómo las nuevas generaciones se han alejado de cuestiones espirituales y conservan poco interés en participar de estos bailes.


“Mucho después de ser presentado a la Virgen, hay una ficha donde la persona deja establecido el rol que tomará en el baile, pero esto se hace cerca de los trece años. Lo que sucede es que en esta época los niños deciden cambiarse a otros bailes o bien, simplemente no les interesa seguir participando como Chinos. Yo veo con pena que en la juventud hay poco interés en estas cosas”, reconoce.


Don Pascual tiene dos hijos, y varios nietos. Dice que ningún hijo siguió su legado en el Baile Chino, pero que ahora ha conversado bastante con sus nietos para contarles de qué se trata esta devoción. No sabe si alguno seguirá esta tradición, pero confía en que siempre estará la oportunidad de acercarse a Dios de alguna u otra forma.


“A veces nos creemos autosuficientes, sin embargo, no es así, porque nosotros debemos creer en algo, en este ser que crea y gobierna el Universo. Dios es todo, es el aire que respiramos y el agua que tomamos. Por eso nosotros cuando adoramos a Dios, estamos en comunión con Él”, concluye.

Por Carlos Zepeda Gonzalez

Comentarios

Comentar
 Estamos esperando sus comentarios...




Contenidos Relacionados
 

Pasos nocturnos en el cementerio

Acompáñanos en este recorrido nocturno por el camposanto de Copiapó.

Eras eso de las 10 de la noche cuando el guía se hizo presente en el Cementerio General de Copiapó....

Javiera Véliz Fajardo: “Para mí el cine es todo, es mi vida, no me hallaría haciendo otra cosa”

Conocimos a esta copiapina que ganó el concurso de Pitching en el Festival de Cine Copiapó – Atacama 2016

De los más de 15 audiovisualistas de Atacama que postularon al premio que entregó en su jornada de clausura el Fecica 2016, el documental de Javiera Véliz Fajardo, denominado “Vivir allí no es el infierno es el fuego del desierto, la plenitud de la vida que quedó allí como un árbol”, fue el ganador....

Daniel Llorente, presidente de CORPROA: “Discurso descentralizador del gobierno no se condice con la realidad que muestra Atacama”

El líder del empresariado regional emplazó a revertir actual panorama

La publicación del Reglamento que indica que el Boletín Oficial de Minería será, a partir del 1 de julio de 2016, un “suplemento especial” del Diario Oficial y que, en definitiva, determinará que éste servicio -de gran impacto sobre todo en la pequeña minería de Atacama- deje de ser publicado por el diario Regional Chañarcillo, no fue bien recibido al interior de la Corporación para el Desarrollo de la Región de Atacama....

Cuando el culto y el éxtasis estallan en la "Candelaria"

Con Atacama Viva conoce este agudo reportaje vivencial sobre la festividad.

Tengo recuerdos de treinta “candelarias” atrás, cuando con mi madre visitábamos los puestos comerciales y ella me tomaba fuerte de la mano para que no se perdiera su hijito querido, su niñito amado; su amor del alma....

Héroes caninos: La labor de los perros policías en Atacama

Sus características únicas les han convertido en un aliado insuperable en la labor policial

Cumplen un rol fundamental como apoyo a la labor policial....

Calendario de Publicaciones
 
<noviembre de 2018>
domlunmarmiéjueviesáb
28293031123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829301
2345678
 
Nuestra Revista

Atacama Viva, Revista online especializada en actualidad de nuestra región...

Leer Más »
Columna Activa

Envíanos tu artículo personal para su publicación a:

Publicaciones Atacama Viva