lunes, 19 de noviembre de 2018| Publicaciones  |  Búsqueda
 

lunes, 15 de febrero de 2016 Pasos nocturnos en el cementerio

Regional

Acompáñanos en este recorrido nocturno por el camposanto de Copiapó.

Estatuas y figuras del Cementerio General de Copiapó.

Eras eso de las 10 de la noche cuando el guía se hizo presente en el Cementerio General de Copiapó. Junto a mí, otras 20 personas conformaban el grupo participante del tour nocturno por el camposanto. Ninguno sospechaba lo que podría vivir en aquel recorrido, ni tampoco imaginaba lo que conocería.

Lápida con dibujo del pequeño Alejandro Soto.

HISTORIAS

Apenas habíamos iniciado el tour y ya el ambiente comenzaba a crispar el cuerpo. Contiguo a la antigua carroza francesa donde se trasladaba a los muertos hacia el cementerio en tiempos del auge minero, unas pequeñas figurillas asustaban el andar de las filas en medio de lóbregos laberintos. Las luces neón de la necrópolis coronaban el frío de la noche.


No fue hasta conocer la historia del pequeño Alejandro Soto que verdaderamente se oyeron los primeros sollozos y advertencias.


Cuenta la leyenda que este niño de cinco años, predijo su muerte a través de un dibujo entregado en clases, donde mostraba un vehículo arrollando a un pequeño. Poco después, Alejandro fue atropellado por un camión. En su lápida se puede ver el dibujo, incluso con la patente del camión. Todo coincidió, las circunstancias, el día, la hora. “Todo como una premonición”, asestaba el guía Roberto Vergara.


No puedo negarlo. Los detalles del dibujo atrapaban la atención. Tanto que por unos minutos me perdí de la comitiva. Afuera de la instalación, los perros aullaban a la luz de la luna.


Justo cuando me disponía a virar equívocamente hacia un estrecho y oscuro pasillo, logré ver que el grupo se había detenido metros adelante. Estaban frente al sitio donde se recordaba a los muertos del terremoto de 1922, uno de los más terrible eventos telúricos de la historia.


La lápida rezaba: “Cerca de la medianoche en la ciudad de Copiapó, cuando ocurre uno de los más grandes terremotos en el país…alcanzó grado 10 y su duración fue de 11 minutos. Aproximadamente 70 fallecidos y un centenar de heridos. Las estadísticas de ese tiempo hablan del 40 por ciento de las casas en ruinas”.

Guía relatando el terremoto de 1922.

PASADO

El tour continuaba y el clima insistía en enfriar los pulmones. Los pasos de la comitiva y la voz del guía eran lo único que interrumpía la impasible tranquilidad del camposanto. Multitud de las más variadas tumbas se agolpaban en derredor de nuestros pies. Algunas derruidas, otras refaccionadas. Pero todas con historias a cuestas.


Llamaba la atención la fila de pequeños cajones, indudablemente pertenecientes a niños y bebés con dispar suerte. Los arreglos, muñecas o peluches dispuestos sobre ellos, coronaban conmovedoras y a la vez escalofriantes escenas.


Un instante de mayor parsimonia en el tour, fue el descanso en el sitial que contiene las tumbas de los detenidos desaparecidos de 1973, lugar que a pesar de los años se mantiene en la retina de todo un pueblo. Aquí se hallaban restos como el de Adolfo Palleras Norambuena, comerciante de 26 años, presidente de junta de vecinos, dirigente regional del Movimiento de los Pobladores Revolucionarios, vocero del MIR, detenido y asesinado el 17 de octubre de 1973. Fue hallado el 27 de julio de 1990 en una fosa común; la misma donde hoy descansa.


Siguiendo por el corredor de lápidas, una vieja cruz de madera clamaba los nombres de las recordadas hermanas Quispe: Justa y Lucia. A la fecha aún hay quienes recuerdan con tristeza su muerte en febrero de 1974 en el sector de La Tola, a 4.000 metros de altura y distante unos 190 kilómetros al interior de Copiapó. Allí, los cuerpos de las hermanas Colla fueron encontrados uno al lado del otro colgando de una roca al igual que el de sus perros y con sus enseres ordenados como si fueran a iniciar un viaje, sin un motivo claro, más bien con versiones que hasta hoy contrastan y especulaciones que se atribuyen principalmente a dos hechos: por un lado la teoría del suicidio dado su inevitable aislamiento y por otro, una eventual acción de militares al reconocerlas como facilitadoras del paso fugitivo hacia Argentina.


Así como estos relatos, el recorrido nocturno por el camposanto también incluyó pasajes notables cargados con historia como el Mausoleo del revolucionario copiapino Pedro León Gallo; la tumba del creador de “Atacama Tierra Mía”, Iván Darrigrande Menard; del destacado escritor costumbrista y minero, José Joaquín Vallejos; parte de la familia Matta, y los mártires de la Guerra del Pacífico.


No menos importante y llamativo es el Mausoleo Masón hallado en el cementerio. Rodeado de figuras y símbolos misteriosos, alberga entre otros al primer masón enterrado en territorio chileno: Guillermo Gottschalk, nacido en Copenhagen y con fecha de deceso en 1862.


En este contexto, hay que relevar que historiadores locales como Alejandro Aracena o Vidal Naveas, han sido un importante apoyo para el desarrollo y concreción de tour nocturnos anteriores en el camposanto; además, han permitido que los guías de los nuevos recorridos estén muy cerca de consolidarse como empresa (Copayapu History and Adventure) y prestar este servicio de manera permanente.

Pasillos y nichos del Cementerio.

LEYENDAS

Hablar del Cementerio general de Copiapó es hablar de historia, pero también de muchos mitos y leyendas. Construido en 1848, - gracias a la donación del terreno por parte del empresario Luis Flores Fritis-, este lugar año tras año ha cimentando fantásticos relatos y personajes.

 
Entre los más destacados están las famosas “santitas” conocidas como “Las Adrianitas”. El mito cuenta que estas mujeres, al menos dos de ellas, se dedicaban a trabajos "nocturnos", todo esto en los tiempos del auge aurífero, por los años 30, en la ciudad de Copiapó.


Lo cierto es que a estas "damas de la noche" se les suma la tercera Adrianita y a su tumba se le empiezan a encomendar diversas personas que aseguran haber vivido milagros productos de estas muchachas. La verdad es que hoy sus tumbas están adornadas con los más diversos artículos, tales como plaquitas de agradecimientos al estilo de "Gracias por favor concedido". Incluso, pende ropa de colegio como testimonio de alumnos que solicitaron pasar de curso.
Tras conocer en terreno la devoción por “Las Adrianitas”, el guía preparaba interesantes sorpresas para los visitantes. Lo primero fue el intento por adentrarnos en el mundo cotidiano de los vigilantes del cementerio, quienes deben recorrer los nichos sin mayor luz ni ayuda, y solo respaldados en su buena memoria.

 
Para esta experiencia, el guía pidió apagar luces y celulares y de esta forma, iniciar el paso en fila a la vera de las tumbas. En la soledad de la fría noche, cualquier ruido provocaba escalofríos y más aún, cuando en medio de la oscuridad el golpear del viento, crujir de los árboles o aullar de los perros precedían.

 
Este era el momento apropiado para recordar historias “tenebrosas” del camposanto.

 
Se cuenta sobre una mujer a quien siempre veían bailando en la quinta de recreo “La Habana”. Se dice que uno de los músicos la invita a bailar y luego la va a dejar a su casa, ubicada detrás del cementerio. Ella le dice que mañana vuelva para devolverle la chaqueta que le había prestado. Cuando al otro día llega el joven, la madre le dice que su hija había muerto hace tres años. Como él no creía lo llevó hasta la tumba. Cuando llegaron, sobre el nicho estaba doblada la chaqueta de cuero.

 
Otra historia que aún recuerdan funcionarios del cementerio tiene relación con un hecho ocurrido hace más de 40 años. Había dos amigos inseparables, uno falleció y se apellidaba Barquin. Al enterarse el otro camarada, al cuarto día de haber sido sepultado decidió ir a buscarlo al cementerio, fue así como entre llantos lo sacó de su ataúd y lo cargó en sus hombros. En ese entonces el cementerio era custodiado por los militares quienes vieron pasar a este hombre pero no se imaginaron los planes que llevaba, sin embargo al darse cuenta, el fallecido (Barquin) había alcanzado a ser trasladado hasta la calle Atacama esquina Chacabuco. Según cuentan, durante mucho tiempo en esa esquina permaneció una mancha producto de líquido emanado por la persona muerta.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


El velo de la noche extendía su manto sobre las miles de tumbas y nichos del Cementerio General. El recorrido guiado había concluido y solo quedaba volver a la entrada de la necrópolis para arribar a nuestros hogares. A un costado estatuas de niños y mujeres auscultando las sepulturas parecían despedirnos. Con miradas perdidas en el otro mundo, las figuras desaparecían lentamente tras el pórtico...

Link Galería Fotográfica Recorrido Nocturno en Cementerio General de Copiapó.

http://www.atacamaviva.cl/AVGallery.aspx?IDPreview=4445

Por Carlos Zepeda González.

Comentarios

Comentar
Javier Zepeda Vallenar viernes, 13 de marzo de 2015
muy buen reportaje inviten 




Contenidos Relacionados
 

Javiera Véliz Fajardo: “Para mí el cine es todo, es mi vida, no me hallaría haciendo otra cosa”

Conocimos a esta copiapina que ganó el concurso de Pitching en el Festival de Cine Copiapó – Atacama 2016

De los más de 15 audiovisualistas de Atacama que postularon al premio que entregó en su jornada de clausura el Fecica 2016, el documental de Javiera Véliz Fajardo, denominado “Vivir allí no es el infierno es el fuego del desierto, la plenitud de la vida que quedó allí como un árbol”, fue el ganador....

Pascual Castro Godoy: el “general” de los bailes chinos de la Candelaria

Conozca el pensamiento de un hombre ligado la tradición religiosa atacameña.

La Candelaria es la principal fiesta religiosa de nuestra región de Atacama, en la cual se congregan cerca de 80 mil fieles por año, y donde se realizan atractivos y variados bailes de asociaciones conocidas como los "Chinos de la Candelaria"....

Daniel Llorente, presidente de CORPROA: “Discurso descentralizador del gobierno no se condice con la realidad que muestra Atacama”

El líder del empresariado regional emplazó a revertir actual panorama

La publicación del Reglamento que indica que el Boletín Oficial de Minería será, a partir del 1 de julio de 2016, un “suplemento especial” del Diario Oficial y que, en definitiva, determinará que éste servicio -de gran impacto sobre todo en la pequeña minería de Atacama- deje de ser publicado por el diario Regional Chañarcillo, no fue bien recibido al interior de la Corporación para el Desarrollo de la Región de Atacama....

Cuando el culto y el éxtasis estallan en la "Candelaria"

Con Atacama Viva conoce este agudo reportaje vivencial sobre la festividad.

Tengo recuerdos de treinta “candelarias” atrás, cuando con mi madre visitábamos los puestos comerciales y ella me tomaba fuerte de la mano para que no se perdiera su hijito querido, su niñito amado; su amor del alma....

Héroes caninos: La labor de los perros policías en Atacama

Sus características únicas les han convertido en un aliado insuperable en la labor policial

Cumplen un rol fundamental como apoyo a la labor policial....

Calendario de Publicaciones
 
<noviembre de 2018>
domlunmarmiéjueviesáb
28293031123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829301
2345678
 
Nuestra Revista

Atacama Viva, Revista online especializada en actualidad de nuestra región...

Leer Más »
Columna Activa

Envíanos tu artículo personal para su publicación a:

Publicaciones Atacama Viva