lunes, 19 de noviembre de 2018| Publicaciones  |  Búsqueda
 

lunes, 04 de enero de 2016 Al rescate del patrimonio heredado en el Mineral de Camarones

Regional

Conocimos el trabajo de familias por relevar el turismo minero campesino de este histórico lugar.

Entrada al cementerio del mineral de Camarones.

Lo que fue el epicentro de la actividad minera del Siglo XVIII, hoy no es más que un cementerio de vestigios saqueados, y en cuyo alrededor viven los herederos de quienes fueron los protagonistas de una época de esplendor en la minería del Valle del Huasco.


Hoy sienten que esa memoria histórica y el patrimonio invaluable que a su juicio poseen, debe nuevamente ponerse en valor y abrirse a la comunidad a través de un posible turismo minero campesino, en el cual han estado trabajando, sostenido reiteradas reuniones con autoridades regionales.


En Atacama Viva, indagamos la realidad del Mineral de Camarones y te contamos de su pasado y proyecciones.

Las generaciones del trabajo en minería.

CENTRO MINERO DEL HUASCO

Para nadie es un misterio que desde antes de la llegada de los españoles, los indios ya explotaban las minas de oro y cobre presentes, fundamentalmente, en todo el norte chileno. Sin embargo, fueron precisamente los ibéricos quienes llevaron la delantera en trabajar regularmente las minas y ser los primeros legisladores de esta industria.


Fue así como en el año 1700, se descubrieron importantes minas de oro y cobre en la provincia del Huasco, destacando Capote en Freirina y Camarones en Vallenar, lo que propició una producción sin precedentes y que superaba con creces las extracciones realizadas por los indígenas.


Fue tal la producción de estos minerales que, en el caso de Camarones – y sus minas La Marquesa, Veta de Varas y El Zapallo -, fue la primera que exportó cobre directamente hacia el Perú gracias al minero huasquino Jerónimo Ramos de Torres. Fue así que el cobre fue ganando en preponderancia a la producción aurífera, dando un empuje importante a la zona en esos años, al lograr exportar también hacia la propia España.


Pero otro hito marcaría la minería de la Provincia del Huasco: El descubrimiento del mineral de Agua Amarga en 1811, tal como queda en evidencia en este párrafo del Libro “Historia del Huasco” de Joaquín Morales. “…el gran descubrimiento de Agua Amarga vino a llamar la atención a todos los mineros que hasta entonces no se habían preocupado sino muy ligeramente de la plata en Chile, la pasta quizás más abundante en nuestras ricas zonas mineras”.


Y es que la sierra de Agua Amarga, imponente en su geografía, “…domina, por su altura, a todos los minerales de plata adyacentes, tan importantes y quizá mejores que Agua Amarga como son el Algarrobo, Tunas, Vizcachas, Barranconcitos, Las Cañas, Cortadera, Carrizo Magdalena y La Florida”.


Son precisamente todos estos minerales, los que propiciaron que familias enteras se arrancharan en diferentes aguadas cercanas a tales yacimientos desarrollando oficios acordes como cateador, apir, herrero, arriero, barretero, entre otros, y que han significado que estos sectores cobren un enorme valor patrimonial que hoy, años después, sus habitantes quieren preservar y relevar, especialmente porque han visto que muchos de estos lugares actualmente se encuentran en el total abandono y olvido de su memoria histórica.

Gobernadora de Huasco en reunión con el Comité en el cementerio de Camarones.

RESCATE DE UN PASADO BRILLANTE

“Somos herederos del silencio, que desean recuperar con fuerza y cariño nuestras raíces, el mate de leche y salvia”. Así se lee en un afiche promocional del Comité Patrimonial y Cultural del Mineral de Camarones integrado por habitantes, mineros y familiares de quienes vivieron y trabajaron en el lugar y quienes a su vez han aunado esfuerzos por la recuperación y promoción de las raíces campesinas mineras.


“Yo nací y me crié en Camarones, aquí pasé toda mi niñez y hoy me dedico a la minería artesanal tal como lo hizo mi padre, mis abuelos, tíos, ahora también mis hijos. Ya son cinco generaciones las que van trabajando de pirquinero”, nos cuenta Alejandro Díaz, miembro del Comité y quien conoce cada rincón de este sector de la comuna de Vallenar.


Es que la historia de quienes como Alejandro llevan en su sangre el esfuerzo diario de trabajar en una labor tan sacrificada como es la minería artesanal, sienten que este oficio no debe morir, más bien preservarse de cara al futuro y al recuerdo de un tipo de minería que hizo historia en Chile.


Es así como desde el año 2007 junto a otros trabajadores del sector y familiares de quienes vivieron allí se propusieron rescatar la historia minera del sector y potenciarlo turísticamente. Según nos cuenta otro de los integrantes del Comité, Mario Guzmán, “ya hemos tenido respuesta de la Gobernadora y autoridades de la región para tener un camino más adecuado que permita un mejor acceso al lugar, y queremos también poner un pequeño museo en la zona para conocer cómo trabajaron nuestros antepasados con el capacho, las lámparas mineras, los barrenos”.


En este sentido, Mario señala que hoy la minería trabaja sólo con maquinarias, y que hay una gran diferencia con la forma en que antiguamente se extraía el mineral. Eso es precisamente lo que quieren representar mediante un socavón que están construyendo para explicarles a los visitantes la verdadera forma en que era extraído el mineral.


Junto con ello, se han propuesto restaurar también uno de los más fieles testigos de la existencia la una pujante época que se vivió en el siglo XVIII en cuanto a la minería: el cementerio. En este lugar se encuentran sepultados los antepasados de quienes hoy integran dicho Comité y quienes buscan perfilarlo como un sitio turístico de patrimonio cultural.


Su proyecto pretende acercar a los visitantes al antiguo mundo de la minería y a la vida de quienes habitaron en las diversas majadas aledañas al mineral de Camarones. “Realizamos cada cierto tiempo expediciones que van a recorrer la zona y se hacen a través de proyectos que se presentan a la municipalidad o la Gobernación entonces ya se han hecho como tres recorridos a la zona, pero sigue siendo complicado el acceso porque el camino no es tan bueno”, explica Guzmán.


De todas formas, su ímpetu por relevar esta zona y especialmente el cementerio – el cual alberga deudos de cerca de diez familias del sector - es lo que mueve a quienes conforman el Comité Patrimonial y Cultural del Mineral de Camarones, que ya ha contado con diversos apoyos que le hacen sentir que pueden lograr hacer su sueño realidad.

Familias completas legaron al sector gracias al auge de la minería en el siglo XVIII.

APOYOS

Mucho se ha hablado de que la industria del futuro en Atacama pareciera ser el turismo, y seguramente muchos ya estén trabajando el ello. Pues bien, eso mismo piensan quienes pertenecieron o están ligados al sector del mineral de Camarones, ya que han visto que a través de esta actividad económica pueden visibilizar el legado que este importante yacimiento dejó para la Provincia del Huasco y para toda la región de Atacama.


En este camino, han golpeado puertas, pues su objetivo es atraer a la mayor cantidad de personas a este histórico sector de la mano de la promoción de la historia que se vivió en ese lugar, de la bonanza económica que significó el desarrollo de la minería del cobre y la plata fundamentalmente, y de que hoy la producción es tan precaria que sólo resta valorizarla desde el punto de vista patrimonial y cultural, trabajo en el que han centrado sus esfuerzos.


Hoy están en una etapa de consultas respecto de lo que pueden hacer con este gigante de la minería del Siglo XVIII, instancia en que han contado con el apoyo de las autoridades de la Gobernación del Huasco, la Municipalidad de Vallenar, la Seremi de Bienes Nacionales, el Consejo de la Cultura y las Artes, el Museo Regional, Sernatur Atacama, ENAMI, además de la Seremi de Desarrollo Social y CONADI, quienes se sumarán próximamente.


“Hicimos los contactos con la Gobernadora y ella en dos oportunidades ya ha ido al sector. La primera vez fue con personal de acá de la Gobernación y la segunda ya con gente de las seremías, además hemos hecho las consultas a Bienes Nacionales para averiguar a quien pertenecen esos terrenos, y por otro lado estamos viendo la parte sanitaria del cementerio porque hay gente de acá que nos ha manifestado que quiere ser sepultada aquí, entonces necesitamos saber si eso es posible”, nos cuenta Mario Guzmán.


Y es que fue en el año 1933 que se sepultó a la última persona en el cementerio de Camarones, según cuenta Alejandro Díaz.


Con todo este trabajo, aún hay muchos sueños por concretar, tales como los que tiene don Alejandro. “Nosotros que somos de aquí, sentimos el esfuerzo que hubo para poder conservar este lugar y por eso queremos potenciar el turismo a futuro - aunque primero hacerlo a nivel local - mejorar caminos, hacer un mirador, hasta un telescopio por los cielos de muy buena calidad que tenemos, aprovechar los pozos subterráneos de agua que nos sirven para los animales, y seguir trabajando en conjunto con la naturaleza y cuidando el medio ambiente”.


Así es como han encaminado este trabajo que ha sido valorado por las autoridades y por ellos mismos, al ver los frutos que poco a poco se van dando gracias a su esfuerzo y perseverancia. “Es importante poner en valor la riqueza histórica y cultural existente, el compromiso, la disposición, la voluntad y el gran sentido de pertenencia que los habitantes de este lugar tienen hacia la tierra que les vio nacer, hacia sus antepasados, el respeto irrestricto con el legado histórico y patrimonial del sector, preservar la historia, el impulso del turismo minero y de intereses especiales, relevar el sentido de pertenencia que tienen los jóvenes y las familias del lugar comprometidos con su pasado, con su presente y con su futuro”, indicó la Gobernadora Provincial del Huasco, Alejandra Núñez.


Para don Mario Guzmán es importante que a futuro esto se constituya como “un hito que marcó la historia de Chile en su época y que no quede sólo en el pasado. Que siempre haya un resguardo de la zona para que no ocurra lo que ha ocurrido con otros sitios que han desaparecido y nunca más se supo de ellos”, y agrega que “acá hubo tanta vida, y tanta gente que entregó su vida por mantener su familia y con su trabajo dar aporte a la comunidad y al país en general, que esto debe mantenerse en el tiempo”, sentencia.


Es así como la historia del Mineral de Camarones, que tanto auge dio a la zona en el Siglo XVIII, hoy escribe una nueva parte de su historia, una que está tejida por los sueños de estos herederos que ven en el pasado el espejo de lo que pueden lograr hoy de la mano del turismo cultural en esta histórica zona.

Por María José Aguirre Bórquez

Comentarios

Comentar
Mario Guzmán Mancilla Vallenar lunes, 04 de enero de 2016
Agradezco a Dios y a ti, María José esta linda oportunidad que se nos da, al tener acceso a esta red social de comunicación y dar a conocer nuestros sueños y esperanzas de contribuir en algo al desarrollo turístico de nuestra zona rescatando los hitos históricos de nuestro patrimonio minero y campesino que tanto dieron a nuestra querida patria en sus momentos de auge.- Esperamos que esta información se nutra con aportes positivos para agilizar los pasos siguientes y lograr el objetivo deseado.-




Contenidos Relacionados
 

Pasos nocturnos en el cementerio

Acompáñanos en este recorrido nocturno por el camposanto de Copiapó.

Eras eso de las 10 de la noche cuando el guía se hizo presente en el Cementerio General de Copiapó....

Javiera Véliz Fajardo: “Para mí el cine es todo, es mi vida, no me hallaría haciendo otra cosa”

Conocimos a esta copiapina que ganó el concurso de Pitching en el Festival de Cine Copiapó – Atacama 2016

De los más de 15 audiovisualistas de Atacama que postularon al premio que entregó en su jornada de clausura el Fecica 2016, el documental de Javiera Véliz Fajardo, denominado “Vivir allí no es el infierno es el fuego del desierto, la plenitud de la vida que quedó allí como un árbol”, fue el ganador....

Pascual Castro Godoy: el “general” de los bailes chinos de la Candelaria

Conozca el pensamiento de un hombre ligado la tradición religiosa atacameña.

La Candelaria es la principal fiesta religiosa de nuestra región de Atacama, en la cual se congregan cerca de 80 mil fieles por año, y donde se realizan atractivos y variados bailes de asociaciones conocidas como los "Chinos de la Candelaria"....

Daniel Llorente, presidente de CORPROA: “Discurso descentralizador del gobierno no se condice con la realidad que muestra Atacama”

El líder del empresariado regional emplazó a revertir actual panorama

La publicación del Reglamento que indica que el Boletín Oficial de Minería será, a partir del 1 de julio de 2016, un “suplemento especial” del Diario Oficial y que, en definitiva, determinará que éste servicio -de gran impacto sobre todo en la pequeña minería de Atacama- deje de ser publicado por el diario Regional Chañarcillo, no fue bien recibido al interior de la Corporación para el Desarrollo de la Región de Atacama....

Cuando el culto y el éxtasis estallan en la "Candelaria"

Con Atacama Viva conoce este agudo reportaje vivencial sobre la festividad.

Tengo recuerdos de treinta “candelarias” atrás, cuando con mi madre visitábamos los puestos comerciales y ella me tomaba fuerte de la mano para que no se perdiera su hijito querido, su niñito amado; su amor del alma....

Calendario de Publicaciones
 
<noviembre de 2018>
domlunmarmiéjueviesáb
28293031123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829301
2345678
 
Nuestra Revista

Atacama Viva, Revista online especializada en actualidad de nuestra región...

Leer Más »
Columna Activa

Envíanos tu artículo personal para su publicación a:

Publicaciones Atacama Viva